Dentro de unos meses estaremos inmersos en plena temporada de comuniones, momento de cambios para los niños. Son muchos los padres que aprovechan este momento señalado en la vida de sus hijos para hacer el cambio de dormitorios infantiles a dormitorios juveniles.                    

Todos estos años de experiencia a nuestras espaldas en el mercado del mueble nos han permitido comprobar que un dormitorio juvenil es un gran regalo para un niño o niña que vaya a tomar la comunión. Bien por parte de los padres, abuelos, familiares o personas muy cercanas a la familia, es un regalo que los niños, ya casi preadolescentes, sabrán apreciar.

En el momento de tomar la comunión los niños tienen 9 años y ya están muy cerca de la adolescencia, etapa en la que van dejando atrás su infancia y van buscando más espacio para ellos mismos. Es por ello que necesitan el rincón donde desarrollarán su personalidad y vivirán grandes momentos en su adolescencia.

Un dormitorio juvenil tiene que adaptarse al niño, a sus necesidades, su estilo de vida y a sus gustos. Tiene que ser un dormitorio en el que pueda descansar, estudiar y relajarse, por lo que deberá tener estas tres zonas diferenciadas para que el niño no sienta una falta de espacio en su habitación.

Un dormitorio juvenil, además de ser un regalo para la comunión de un niño, es una inversión. Será un dormitorio, que seguramente le acompañará hasta el momento de independizarse, por lo que se tiene que diseñar pensando a medio/largo plazo.

La cama es la zona del dormitorio de mayor importancia, por lo que es importante elegir una cama que no se quede pequeña rápidamente y, por supuesto, un colchón de calidad que sea cómodo para el niño y en el que pueda descansar plácidamente, cuidando además su salud.

A la hora de regalar un dormitorio juvenil tampoco hay que olvidarse de la zona de estudio. Cuando toman la comunión los niños están en plena primeria y todavía les quedan unos cuantos hasta llegar a su época universitaria, por lo que hay que dedicar espacio suficiente para el estudio, ya que cada vez precisarán de más superficie en la que expandir sus apuntes, colocar su ordenador, etc.

Por último, el espacio de almacenaje también debe crecer con los niños. Ellos van creciendo, al igual que lo hacen sus pertenencias, por lo que hay que habilitarles espacio suficiente y optar por muebles funcionales para aprovechar al máximo los espacios.

Un dormitorio juvenil es un regalo que los niños no olvidarán, será un regalo que les acompañará desde su comunión hasta el día que se independicen. En Muebles Vicente Castelló tenemos soluciones frescas y modernas para esos niños que van camino de convertirse en adolescentes, trabajamos para hacer realidad el dormitorio de sus sueños, personalizando hasta el último detalle: colores, materiales, pomos, paredes, etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies